• darkblurbg
  • Publicado el 24/06/2016

El Gran Premio de Fórmula 1 de Hungría cumple 30 años y renueva contrato hasta 2026

El circuito de Hungaroring es uno de los tres más veteranos, junto a Montecarlo y Monza

Enrique Sancho

El Gran Premio de Fórmula 1 de Hungría calienta motores, nunca mejor dicho, para su próxima celebración del 22 al 24 de julio. Como ya es tradición desde hace 30 años, se correrá en el circuito de Hungaroring, el primero que se construyó tras el Telón de Acero y uno de los tres más veteranos junto a los de Montecarlo y Monza. Entre las muchas pistas de carreras modernas construidas en un estilo uniforme, Hungaroring representa una tradición más antigua, el estilo clásico que ha ganado un valor extra. Es muy popular entre los pilotos y los equipos.

La pista de la localidad de Mogyoród se está preparando para un gran evento, su cumpleaños número 30, y el 31 Gran Premio de Hungría de este año. "El valle y el entorno es precioso y la proximidad de la capital es una gran atracción para todo el mundo. En cuanto a la pista, durante las vacaciones de invierno recibió una nueva superficie de asfalto, como la primera fase de los planes de desarrollo inmobiliario", dice Zsolt Gyulay, CEO presidente de Hungaroring, que fue campeón olímpico en dos ocasiones y miembro del Comité Olímpico.

Aunque no ha habido un piloto húngaro en Fórmula-1 en los últimos años, los espectadores húngaros son muy importantes para el Hungaroring, y participan con entusiasmo.

En este circuito de Hungaroring se han producido grandes gestas, como la victoria de Nelson Piquet en la primera carrera que se celebró aquí, contemplada por casi 300.000 espectadores. También se recuerda cómo Nigel Mansell (que siempre celebró su cumpleaños en estas fechas y una vez consiguió un caballo de carreras llamado Skala como regalo) perdió una tuerca de rueda y con ella la carrera de 1987. También Damon Hill tuvo mala suerte cuando en la última vuelta, debido a un problema técnico la victoria se escapó de sus manos (1997), al igual que las grandes batallas libradas en el asfalto entre Alain Prost y Ayrton Senna. Se recuerda igualmente la primera victoria bajo la lluvia de Jenson Button que forma parte de la historia de la pista de carreras al igual que Michael Schumaher o Lewis Hamilton con cuatro victorias en el circuito húngaro, respectivamente, o Sebastian Vettel, para quien Hungaroring había sido durante mucho tiempo un castillo no conquistado, hasta que finalmente ganó su novena victoria en los Estados Unidos, el año pasado. Fernando Alonso ganó su primera carrera en Budapest en 2003 y siempre ha tenido especial cariño a este circuito.

Curiosamente el Gran Premio de Hungría se disputó por primera vez el 21 de junio de 1936 sobre un circuito trazado en un parque cerca del centro de Budapest. Los constructores Mercedes-Benz, Auto Union y Ferrari enviaron tres automóviles cada uno y el evento atrajo a una gran multitud. Sin embargo, la política y la inminente Segunda Guerra Mundial significaron el final de las competencias automovilísticas por más de cincuenta años.

El primer Gran Premio de Fórmula 1 disputado al otro lado del telón de acero fue el Gran Premio de Hungría de 1986, en el autódromo de Hungaroring en Mogyoród, cerca de Budapest. Al igual que ocurría con el Gran Premio de los Países Bajos, al cual sustituyó, Gran Premio de Hungría se disputa a mediados del verano europeo. Debido al clima de esa región, la primera carrera en que llovió fue la de 2006. El Gran Premio de Hungría atrae aficionados de diversos países de la región que no tienen un Gran Premio local, por ejemplo de los países escandinavos y los de Europa del Este. La Fórmula 3000 Internacional y luego la GP2 Series han disputado carreras preliminares en cada edición a partir de 1998.

Disfrutar Budapest

Presenciar el Gran Premio de Fórmula 1 de Hungría es una excelente oportunidad de disfrutar de la capital, especialmente para los más jóvenes que suelen ser mayoría entre los seguidores del circuito. Sziget puso a Hungría en el mapa para decenas de miles de adolescentes.

Budapest es una ciudad dinámica cuya vida nocturna evoluciona constantemente, con fascinantes tiendas de diseño en las que se pueden descubrir artículos exclusivos y con estilo que poder llevar a casa, y simpáticos jóvenes de la zona que normalmente hablan inglés y que están impacientes por conocer a los visitantes y presumir de su ciudad ante los viajeros. No tiene por qué haber algún festival concreto para disfrutar de una experiencia festiva en Budapest: los distritos interiores (el 5, el 6 y especialmente el 7) se han convertido en zonas que están de fiesta a tiempo completo.

Todo comenzó hace algo más de diez años, cuando Szimpla Kert abrió por primera vez un bar en el patio de un edificio de apartamentos abandonado del centro urbano, amueblado con sillas rescatadas de un destino fatal en la calle Kazinczy. Hoy en día, Szimpla es una destacada atracción turística. También lanzó la tendencia de montar pubs en las ruinas que se ha convertido en sello distintivo de Budapest del que han surgido muchos seguidores como Kuplung, Ellátókert, Anker't, Éleszt?, y gracias a ellos se ha revitalizado un distrito que en la actualidad está plagado de cafeterías, bares, y restaurantes callejeros. El eje más reciente de la diversión es Gozsdu, una serie de patios interconectados y llenos de restaurantes y bares de vinos que se han alejado de la estética de las "ruinas" para adquirir en su lugar un diseño distintivo y atrevido.

Merece la pena explorar Budapest más allá de la Calle Király, y hay muchas formas interesantes de hacerlo, como unirse a una excursión a pie alternativa y descubrir los secretos de la ciudad, como sinagogas ocultas o los burdeles del Budapest del siglo XIX. Pon tu cerebro a prueba en uno de los asombrosamente populares Juegos de Evasión de la ciudad. Alquila una bicicleta, un rickshaw o un Segway y visita uno de los baños termales para reponer tu cuerpo y tu alma. Flotar en una piscina caliente en unos baños que tienen 500 años de antigüedad con tus amigos es una experiencia incomparable. Y una vez que hayas descansado lo suficiente, podrás seguir de fiesta justo allí, en la piscina: Cinetrip organiza fiestas nocturnas todas las semanas, en los baños de Széchenyi en verano, y en Lukács en invierno. En verano hay piscinas públicas a aire libre que ofrecen oportunidades perfectas para refrescarse tranquilamente, como el Palatinus de la Isla Margarita, una de las más bonitas del mundo según la publicación The Guardian.

Según 54.000 usuarios de TripAdvisor, Budapest fue la ciudad turística con mejor relación calidad-precio del mundo en 2014. Al estar situada en un emplazamiento central, es fácil llegar desde cualquier parte de Europa en tren, autocar, o a través de varias aerolíneas de bajo coste. Una vez allí, las opciones para el alojamiento en hostales céntricos y modernos son casi infinitas.

Cómo ir:
Lo bueno de todo lo que Budapest ofrece y que solo en esta ciudad se puede disfrutar es que llegar hasta allí es fácil y muy barato. Según el buscador de vuelos Jetcost (www.jetcost.es) la mejor opción para viajar a Budapest es hacerlo con la compañía de bajo costo Wizz Air (<>) que tiene vuelos directos a la capital húngara desde varias ciudades españolas (Alicante, Barcelona, Madrid, Málaga, Palma de Mallorca y Tenerife) desde 39,99 euros por trayecto.

Últimas noticias

Fotos